Absenta: mitos y realidades de la bebida maldita


fb_img_1423248043344La absenta siempre ha sido una bebida rodeada de misticismo. Envuelta en un aura de bebida prohibida (que lo era en muchos países), capaz de provocar alucinaciones a la gente y de inspirar a artistas y escritores de la talla de Picasso o Hemingway.

La realidad, sin embargo, es un poco más mundana, y la llamada “hada verde” o “diablo verde”, por su color característico y su supuesta capacidad para inspirar y enloquecer a partes iguales, no es ni hada ni diablo, sino un destilado con una graduación muy alta y un ritual de servicio la mar de interesante.

Muy pocas bebidas han generado la histeria que rodeó a la absenta a finales del siglo XIX. Se la conocía como “el hada verde” y se le atribuye la esclavización y ulterior destrucción de la mente de toda una generación de artistas y escritores. Vincent Van Gogh, Arthur Rimbaud, Charles Baudelaire, Paul Gauguin, Henri de Toulouse-Lautrec, Oscar Wilde y Alesteir Crowley eran bebedores empedernidos de absenta, a cuyos efectos alucinógenos se atribuían todo tipo de conductas depravadas. Alejandro Dumas (1802-1870) llegó a afirmar que la absenta había matado a más soldados franceses en el norte de África que las balas árabes.

El Hada verde, (La Fée Verte ) o mas conocida como Absenta. Bebida con alto contenido alcohólico (de hasta 89,9º) y con sabor muy parecido al licor de anís. La palabra absenta deriva del latín absinthium que a su vez proviene del Griego αψινθιον (apsinthion) y se puede traducir como no-bebible. Se trata de un compuesto a base de ajenjo (Denominado también madera de gusanos), de las flores del hinojo y el anís. A esta triple composición se le ha denominado “la santa trinidad”.

Lo cierto es que su mala fama estuvo ligada a los problemas en los viñedos franceses, que hicieron escasear el vino. Fue entonces, cuando los bodegueros galos, ante la popularidad del Ajenjo, aumentaron de manera especial las consecuencias del crimen cometido por un suizo que –cuentan- mató a toda su familia, después de emborracharse… con ajenjo. Consecuencia: en 1905 la absenta fue prohibida en casi toda Europa. Los puritanos de Estados Unidos no podían quedarse con las manos cruzadas: también la prohibieron en 1912, como antecedente de la Ley Seca. Pernod, empresa que lo producía en Francia, se trasladó a Terragona, Catalunya, donde continuó elaborándola, porque en España la seguían bebiendo.

¿Cómo se prepara?

 

Es todo un rito de elegancia, algo que sin duda en aquellos años de finales del XIX simbolizaba una pieza más de toda la sugerente imaginería creada alrededor de la Absenta. Cabe recordar que esta bebida tiene un contenido en alcohol que va entre el 55 y el 89,9%, y que a menudo para acentuar sus efectos se le añadía en el pasado una pizca de cloruro de antimonio, de ahí las graves alucinaciones.

Para tomar absenta, existe un ritual clásico, una ceremonia para preparar la bebida como se hacía antiguamente. El llamado ritual de la palomita o ritual clásico francés consiste en servir la absenta en una copa para después combinarla con azúcar y agua helada.

Para hacer esto se utiliza una cucharilla especial que sujeta el terrón mientras muy lentamente se vierte el agua fría sobre el azúcar. Poco a poco el azúcar disuelto en el agua va cayendo sobre la absenta. Cuando el terrón de azúcar ya se ha disuelto, se remueve y ya se puede tomar la absenta.

En los últimos tiempos, toma fuerza otra forma de preparar la absenta llamada ritual de la antorcha o método bohemio, aunque los más puritanos rechazan esta forma prepararlo. En este caso, el azúcar se situa en la cucharilla y después se vierte la absenta por encima. Una vez servida, se prende fuego al terrón de azúcar que se carameliza y precipita. Una vez consumido el azúcar y apagada la llama, se le puede agregar agua bien fría o incluso un refresco.

La absenta en la actualidad

 

En un principio, la absenta solía venderse en farmacias como bebida medicinal. Hoy en día no existe ninguna regulación en nuestro país alrededor de ella, de hecho, la podemos encontrar junto al whisky o el coñac sin que sepamos muy bien si está elaborada de forma tradicional… pero, eso sí, sus grados de alcohol siguen siendo considerablemente altos.

No obstante, en Francia, tal vez por el recuerdo de aquellos años, prohíbe tajantemente la venta de cualquier bebida que tenga la palabra “Absenta”…  Sin embargo, y aquí viene el dato curioso, sí permite que el producto pueda ser exportado. De ahí que la podamos encontrar bajo la etiqueta de “bebida espirituosa a base de plantas”.

Pero no, no se dejen engañar, porque sigue siendo ella, la traviesa “Hada verde de la Absenta”…

” Absenta es el afrodisíaco del alma. El hada verde que vive en la absenta quiere tu alma, pero tú estás a salvo conmigo. “. Escena de la Absenta de la pélicula Drácula de Bram Stoker.

Origen: Absenta: mitos y realidades de la bebida maldita

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0