Bettie Page. El Angel Negro de las pin-ups


Betty Mae Page, la pin-up más icónica de los años 50, si no es que de la historia, nació el 22 de abril de 1922 en Nashville, Tennessee. Bettie Page marcó el comienzo de una era moderna en la moda y la cultura pop, inspirando la revolución sexual de los 60’ y 70’. Las sugestivas y atrevidas imágenes de una Bettie Page de rotundas curvas, ojos azules y melena negra, sedujeron a los estadounidenses. Pero quizas por lo que mayormente la recordamos actualmente fue por sus sesiones fotográficas de bondage y spanking que la han convertido en un autentico icono del erotismo y del mundo bdsm.

Su vida fue difícil desde un principio. Su madre era medio cherokee y no le tenía cariño. Trabajaba de peluquera de día y lavandera de noche. Tuvo seis hijos, con los que vivió en extrema pobreza. Su padre abusaba de las chicas, hasta que entró en prisión por robar un coche de policía. Bettie estuvo entonces un tiempo en un orfanato. Ya que sus padres se divorciaron cuando tenía diez años. Fueron criados en el seno de la Iglesia. Fue una excelente estudiante, fue la segunda mejor de su clase de secundaria. Fue también directora del club de teatro, secretaria-tesorera del consejo estudiantil, coeditora del periódico escolar y del anuario, y votada como “la más propensa a triunfar” por sus compañeros de clase.

Los celos de su propia madre le costaron a Page una beca para la Universidad de Vanderbilt. A cambio, se ganó una Licencia en Artes en la Universidad de Peabody, en Tennessee. Era poco común que una mujer lograra tales cosas en aquella época. Trató de desempeñarse como maestra, pero su infartante aspecto le hizo imposible que los chicos de su clase atendieran a algo más que a su atractiva maestra.

Bettie Page estuvo casada y divorciada cuatro veces, dos de ellas con su novio de la secundaria Billy Neal, quien intentó matarla. Seguimos en un contexto en que el divorcio y casi cualquier cosa que librara a la mujer de su rol social estaban muy mal vistos, pero Bettie siempre puso su felicidad por encima de los roles que la sociedad tenía para ella.

Se instaló en Nueva York en donde confiaba encontrar trabajo como actriz. Durante ese tiempo trabajó como secretaria. Un día de 1950, durante un paseo por la playa de Coney Island, Page conoció a un oficial de policía llamado Jerry Tibbs. El estaba interesado en la fotografía, ella aspiraba a ser modelo y Tibbs le tomó algunas fotos y la ayudó a crear su primer portafolio pin-up.

Bettie trabajaba en lo que se llamaban clubes de fotografía. Dos o tres modelos iban a la playa o algún otro lugar con un club de fotógrafos, es decir, hombres cargados con sus cámaras. Ellas posaban en traje de baño (muy rara vez desnudas) y ellos tomaban fotos. A las modelos se les pagaba por la sesión y nada más. Bettie solamente cobraba por la sesión, sin importar cómo se usaran las fotografías.

Cuando volvió a ponerse de moda y aparecieron muchos libros, revistas, pinturas y productos con su imagen, Bettie Page no cobró ni medio dólar por estas publicaciones.

Cuando acompañaba al club de fotografía a la playa, llevaba varios bikinis que ella misma había diseñado y cosido. Estamos hablando de una época en que las mujeres en Estados Unidos usaban trajes de baño completos, mucho menos reveladores.

En una ocasión le pidieron que llevara toda su colección para una sesión de fotos. En realidad tomaron fotos de sus creaciones y sacaron una marca de trajes de baño con su nombre de la que, ya adivinaron, Bettie no cobró ni medio dolar.

Desde 1952 hasta 1957 posó para el fotógrafo Irving Klaw para fotografías a pedido vía correo con temática pin-up, bondage o sadomasoquista, convirtiéndola en la primera modelo de bondage famosa. Los hermanos Klaw (Irving y Paula) realizaron con ella sesiones fotográficas bondage y spanking (atada y azotada en directo), que, junto a los tacones de aguja infinitos, fueron la marca de fábrica de la factoría Klaw. También comenzaron a rodar cortometrajes (“Betty & Her High Heel Shoes”, “Betty gets Bound and Kidnapped”) destinados a la venta por correo: Bettie era la modelo más solicitada por los clientes. Y de ahí pasaron a los largometrajes: “Strip-O-Rama”, “Varietease” (¡Bettie bailando la danza de los siete velos!), “Tease-O-Rama” (clásico de culto donde los haya: Bettie comparte pantalla con la incomparable bailarina de striptease Tempest Storm y su danza del desierto). A estas alturas, Bettie estaba en la cumbre de su carrera. Las fotos, las películas y los tebeos acrecientan su fama. En 1955 Bettie es la Playmate de Playboy en su número de diciembre. Fue una de las primeras protagonistas del póster central de la revista que la nombró «modelo del siglo». En 1955, Bettie ganó el título “Miss Pinup Girl of the World”. También se hizo conocida como la “Reina de las curvas” y “El ángel negro”. Y ahí vino la debacle.

 

A finales de 1955 los Klaw fueron denunciados por el senador de Tenesee Estes Kefauver y afrontaron cargos de obscenidad. En medio de todo el proceso, Bettie, aún esperanzada con llegar a Broadway, actuó en teatros veraniegos y muestras de escuelas dramáticas. En 1957 hizo un poco más de “camera club”, se fue de Nueva York y desapareció sin dejar rastro durante 34 años. Era inmensamente famosa (aunque seguía cobrando por sesión de fotos) y un día de 1958 decidió que lo mejor era retirarse mientras todavía lucía increíble.

En la Nochevieja de 1958, Bettie se sentía tan sola, que decidió entrar en una iglesia bautista de Key West. Se había mudado a Florida, tras fracasar su segundo matrimonio y sufrir una crisis nerviosa. Esa Nochevieja de 1958 nace una nueva Bettie Page. El pastor Morris Wright del Templo Bautista de Key West, era un fanático cruzado contra la homosexualidad y pasó un año en prisión por matar a un hombre en un accidente de coche.

Bettie Page estudió en tres escuelas bíblicas. Durante ese tiempo Bettie trabaja como voluntaria en un hogar de madres solteras. Aunque la Misión del Multnomah la rechaza por ser divorciada, acaba yendo de misionera a Angola. Durante los años siguientes trabajó para varias organizaciones cristianas antes de establecerse en Nashville en 1963. Trabajó a tiempo completo para el Reverendo Billy Graham.

Se casó por segunda vez, y brevemente, con su primer esposo; quien la ayudó a ganar un puesto en trabajos misionarios; sin embargo, se divorciaron poco tiempo después. Ella regresó a Florida en 1967, en donde se casó nuevamente con Harry Lear, pero este matrimonio terminó en divorcio en 1972.

La biografía que se publica en 1996, por Karen Essex y James Swanson y El libro de Richard Foster, que apareció después, coinciden en ver su cristianismo como una tragedia que malogra toda su carrera. Se convierte en una ′víctima del fundamentalismo norteamericano′.

Luego se mudó a California del Sur en 1979. Allí tuvo un colapso nervioso y tuvo un altercado con su casera. Los doctores que la examinaron la diagnosticaron de esquizofrenia aguda y pasó 20 meses en un hospital psiquiátrico en San Bernardino, California.

Un culto de fanáticos se creó a su alrededor durante los años 80, del cual ella no estaba al tanto. Esta renovada atención estaba focalizada en su trabajo como modelo de lencería, y se ganó cierta redención por parte de la gente y estatus popular como ícono de la erótica de una nueva era. Esta atención también elevó la pregunta en sus nuevos hinchas acerca de su paradero después de los años 50.

Hasta que un club de fans localizó a su hermano en 1992 y le pidieron que le hiciera llegar una carta, que Betty aceptó dar una entrevista, aunque prefirió no dejarse fotografiar ni tomar video.

Cambió de parecer en 2003, cuando permitió que se le tomara una fotografía con Hugh Hefner, fundador de Playboy, para un número especial de su revista.

Hefner la ayudó a ganar el dinero que Bettie debía ganar por el uso de su imagen que se había hecho especialmente desde los 80. La gente había ganado mucho dinero gracias a ella. Algunos tenían la intención de pagar, pero no sabían dónde estaba. De hecho, la película ‘Rocketeer’ no usó el nombre de Bettie porque no pudieron encontrarla. Y Hugh la ayudó a recuperar ese dinero, para que en sus últimos años Bettie pudiera vivir cómodamente. Hefner la tenía muchísimo cariño, él fue siempre uno de sus amigos y protectores. Entendía su lugar en la historia, por eso la tenía aprecio.

La entrevista que lograron sus fans en el 92, se convirtió en el documental “Bettie Page Reveals All” de Mark Mori en 2012, donde puedes escuchar su historia en su propia voz y la de quienes la conocieron.

Bettie Page murió el 11 de diciembre de 2008 debido a una neumonía en un hospital de Los Ángeles. Tenía 85 años de edad. Sufrió un ataque cardíaco una semana antes y no recuperó la conciencia. Su popularidad como un ícono underground y fenómeno de los placeres culpables ha continuado a pesar del hecho de que Page desapareció de la escena pública a finales de los años 1950.

Su innovador estilo la consagraría como arquetipo de las ‘pin-up’, las chicas picantes que marcaron una época. Para su agente, Mark Roesler Bettie Page «era la encarnación de la belleza que capturó la imaginación de una generación de hombres y mujeres con su espíritu independiente y su sensualidad sin vergüenza»

Podras encontrar la bigrafia mas ampliada y de la que me he tomado la licencia de coger algunos extractos, aqui

Mas sobre Bettie Page:

La sensualidad de Bettie Page

Bettie page lo cuenta todo

Documental “Bettie Page Reveals All”
Subtitulos de “Bettie Page Reveals All”

ComparteShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0